domingo, 21 de noviembre de 2010

Tfarrah. El Sáhara desde aquí

En estos días inciertos y violentos para un pueblo pacífico, siempre esperanzado aun a pesar de sus 35 años de exilio en uno de los lugares más inhóspitos del mundo, recurrimos a un precioso libro surgido de la apuesta solidaria de un museo etnológico del Pirineo, el Museo “Ángel Orensanz y Artes del Serrablo”, de Sabiñánigo (Huesca).

El libro “Tfarrah. El Sáhara desde aquí” surge alrededor de una niña saharaui, Tfarrah: “la que proporciona alegría a la familia” que jugó y rió durante el verano de 1997 al pie de los neveros del Pirineo. “Tfarrah simboliza además la vocación universal – no localista- de un museo que piensa en lo universal y actúa, sobre todo, en lo local. Este museo aborda la etnología pirenaica desde un ideario no egocéntrico vinculado a los problemas de la aculturación, la conservación del medio ambiente y las relaciones “norte-sur”. Tal como se cuenta en el libro un pueblo africano como el saharaui posee insospechados vínculos culturales y personales con las montañas pirenaicas”.

Este libro editado por primera vez en 1999 pretende “ser una llamada a la justicia frente al siroco de los tiempos y de la vivencia de una niña del desierto que todavía no habrá podido bañarse en el azul de El Aaiún de sus padres”.

Está escrito por Enrique Satué Oliván, director del Museo y cuenta con unos preciosos dibujos de Roberto l´Hôtellerie, profesor de dibujo en Jaca. No pretende ser un tratado convencional de historia sino que ha sido trenzado con el corazón y pretende ser didáctico y divulgativo. Recoge leyendas del desierto, tradiciones culturales, historia,….



Está editado, además de por el Museo, por el Instituto de Estudios Altoaragoneses y el Ayuntamiento de Sabiñánigo.

Tal como expresan sus autores pretenden “andar mas cerca de los oasis del reencuentro que de la hamada violenta”, hamada que en 2010 se convierte en un símbolo de abandono y que clama a ciudadanos, asociaciones y fuerzas políticas, españolas, aun más que al resto de naciones por nuestra eterna responsabilidad en su devenir histórico y nuestros eternos representantes, mas cercanos al poder que al pueblo sufriente. Las incógnitas se ciernen en torno a esta dramática situación. Cabe preguntarse cual será la respuesta de las nuevas generaciones de saharauis que por la vía pacífica no obtienen soluciones y el porque además, de la impunidad de un país que ha usurpado su historia y dignidad.

La lectura de este libro puede acercarnos mucho más a ese pueblo que sigue bebiendo un té amargo como la vida.

A Terba y sus dulces hijas.

Ilustraciones del libro

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Olga, por estos artículos o opiniones, aunque lo veamos en televisión, es interesante ver como personas cercanas hacen pensar un poco.
Sabina

neli dijo...

Olga,no te vas del hilo de los que sufren ;a ver si pronto se soluciona este grave problema N.E.